Laserterapia, un tratamiento regenerativo

La laserterapia se basa en el empleo de longitudes de onda de luz específicas para lograr efectos terapéuticos.

En el aparato láser, un haz de fotones choca contra los átomos de una “sustancia activa” contenida al interior, creando una reacción en cadena en la que el fotón generado golpea los átomos cercanos y provoca la emisión de otros fotones, hasta que el rayo láser sale de la máquina para actuar sobre el paciente.

De esta forma, se amplifica la energía que le llega en una superficie muy reducida y produce sus efectos sobre la membrana celular.

Durante este proceso, la luz láser Infrarroja interactúa con los tejidos a nivel celular permitiendo la regeneración de los tejidos dañados, al aumentar la circulación e incrementar el aporte de agua, oxígeno y nutrientes al área dañada.

¿Qué efectos tiene la laserterapia?

La laserterapia produce numerosos efectos en el cuerpo:

  • Mayor cicatrización – La luz láser impulsa la producción de colágeno, predominante en la cicatrización de heridas.
  • Reducción de la formación de tejido fibroso – La laserterapia disminuye la formación de tejido cicatrizal, causante del dolor crónico.
  • Efecto anti-inflamatorio – Al activar el sistema linfático consigue reducir la inflamación.
  • Efecto analgésico – Asila el dolor transmitido por las células nerviosas al cerebro.
  • Aumento de la actividad vascular – Incrementa la producción de capilares en los tejidos dañados y el diámetro de los vasos sanguíneos.
  • Mejora de la función metabólica – Genera una mayor producción de enzimas específicas y un mayor consumo de oxígeno y nutrientes por parte de las células sanguíneas.

Aplicaciones de la laserterapia

La laserterapia tiene múltiples aplicaciones especialidades médicas tales como en cirugía, oftalmología, dermatología, neurología, reumatología, etc.

Todas son áreas en las que se requiere precisión para operar en puntos muy concretos del cuerpo y con unas características especiales.

En este sentido,  la reumatología es una de las especialidades donde más emplea como tratamiento para reducir el dolor en los pacientes con artrosis, poliartrosis, dolores en la columna vertebral, tendinitis, o similares, gracias a su capacidad de concentración en áreas y a su efecto analgésico.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *