Prueba nuevas gastronomías y sabores únicos

Una de las cosas que más me gusta de viajar es tener la oportunidad de probar nuevas gastronomías y sabores únicos. Y es que cada país tiene un sabor característico que no conocemos hasta que no lo experimentamos in situ. Por ejemplo, por muchos restaurantes japoneses a los que hayamos ido, hasta que no estemos allí y probemos el auténtico sabor de su cocina no sabremos realmente a qué saben sus platos.

Personalmente, me encanta el sabor de los platos asiáticos. En mis viajes a Tailandia he podido degustar delicias como los famosos Pad Thai, una base de noodles con diversos ingredientes, o la Papaya Salad o Som Tam, crujientes tiras de papaya verde machacadas en un mortero con tomate, judías verdes, guindilla, lima y salsa de pescado. En general, la cocina asiática es muy especiada y picante pero a mí, llamadme rarito, esa mezcla de sabores me fascina porque no es algo a lo que estemos acostumbrados en España.

Ahora, los sabores de la cocina árabe también me gustan mucho por la misma razón: utilizan muchas especias y el resultado es increíble. De hecho, uno de mis platos preferidos del mundo es el cuscús árabe.