¿Qué es el déficit de atención?

Muchas veces los padres quieren llevar a los hijos al psicólogo por cualquier cosa. El niño muestra alguna cualidad que al padre o madre les parece rara o problemática y al momento cargan con ellos para el psicólogo. Lo peor de todo es que en otras oportunidades ni siquiera se toman el trabajo de ir a un verdadero especialista, simplemente buscan en Internet a partir de los síntomas y luego ellos mismos realizan el diagnóstico.

Por supuesto que con estos métodos no se puede resolver mucho, pues la mayoría de las veces llegamos a las conclusiones equivocadas. Y lo peor de todo esto es que cuando nos metemos en este mundo de hacernos los psicólogos terminamos experimentando con nuestros niños y ahí sí que los podemos volver completamente loquitos.

Por eso cuando vemos que los niños se encuentran un poco alterados tenemos que revisar en primer lugar sus horarios de sueño y sus comidas. Los niños se deben acostar temprano todos los días y si acaso dormirse un poco más tarde los fines de semana. Además de los horarios de sueño hay que velar por el tipo de alimentos que consumen. A veces los niños comen demasiada azúcar, lo que puede ser dañino para su dentadura y también para su comportamiento.

Cuando los niños comen demasiada azúcar se pueden alterar demasiado y por eso su comportamiento nos puede parecer muy descontrolado. Pero antes de correr con ellos para el psicólogo tenemos que revisar esos hábitos. Si después de revisar todo esto nos damos cuenta de que la actitud de nuestro niño está demasiado descontrolada entonces sí que tenemos que irnos a un especialista para que nos diga qué es lo que ocurre a nuestro pequeño.

No hay que temerle al psicólogo ni ser prejuiciosos con este especialista, solo tenemos que acudir a uno que esté muy capacitado para atender a los niños, por lo tanto debemos primero obtener recomendaciones. Por lo general las visitas al psicólogo les hacen muy bien a los niños, y también a los padres, pues les enseñan trucos para que se las arreglen mejor y les sea más llevadera la vida cotidiana.

El déficit de atención es muy común entre los niños de ciudad. Diagnosticarlo es a veces difícil porque un niño activo y divertido no necesariamente tiene déficit de atención. En fin, que cualquier cosa lo mejor es acudir a un experto, pero sin excesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *